Unzen

Unzen
Foto de Julian Vanderveen

domingo, noviembre 01, 2009

Viento de Otoño


Viento de Otoño, viejo amigo mio.
En esta noche fria te espero,
Dispuesto y bien despierto
Mis ojos y corazón muy abiertos
Armado mi valor por un amor sincero.
A ti hoy enfrentarme quiero.
----
Aterido por tantos recuerdos
Mi alma desnuda tiembla.
Tengo miedo, mucho miedo
Tengo miedo...miedo de oirte
De volver a escuchar tus promesas
Tu voz rugir en ronca belleza
Contando cuentos de tierras lejanas
Valles perdidos y criaturas extrañas.
----

Lo sé,
Me invitarás a ser tu compañero
A escapar de nuevo de toda atadura
Ser de nuevo escurridiza niebla de montaña
O vaho de invierno sobre desconocida ventana.
Libre y frio viento amigo
Que vuelas acariciando las más altas cumbres
Cantando canciones de amores y embustes
Engañas al arbusto y al árbol
¡Desnudémonos juntos, bailemos al son de mi canto!
Y ellos tontos como yo se abandonan a tu encanto
Una y otra vez...
Para ti no hay pasado ni futuro
Tontos los llamas y te ríes con ganas
Para ti sólo es el hoy
Huyendo de noche
Soñando el mañana.
----
Tengo miedo de escucharte
De que tu dulce canto me enloquezca
Tengo pánico de que me convezcas
Y otra vez...Convertirme
En una infeliz marioneta
Sin ataduras ni cuerdas.
----
Pero esta vez es diferente
No quiero partir, todo es ya distinto
Mi corazón yace ahora dividido
Una mitad aquí bajo la vieja luna
Dispuesta a morir, desnuda y pura.
Morir de pena, luchando contigo.
Para intentar salvar de tu bello manto
La otra mitad que late suspirando
Escondida entre sus dulces pechos
Mimada por sus manos y sus besos

---- Esta vez mi viejo amigo

No partiré de aquí contigo
¡Buscate otro compañero de viaje!
Otro jóven y que tenga todo el coraje
Coraje que yo ya no tengo ni te ofrezco.
¡Déjame con mi amada!
Déjame que sea feliz mañana tras mañana.
Será para ti tan sólo un instante.
Un momento ínfimo en tu gran viaje.
Para mí será el fin de una vida
Una vida que por meandros discurre
Presta a una muerte ya anunciada.
----

Te prometo volver a ti
Cuando mi cuerpo ya no sea
Ni ceniza ni lastre
Ni tan sólo humo ni recuerdo.
Ahora déjame en paz
Déjame en paz te lo ruego
Porque si insistes mucho me temo
Temo que tal vez...
¡Me lo piense todo de nuevo!

13 comentarios:

Malena dijo...

Mi querido Jesús: Tenemos miedo de escuchar voces de sirenas cuando nada nos ata, cuando somos libres. ¿O quizá es al contrario? Cuando tenemos a alguien que nos espera, cuando entre sus brazos somos inmensamente felices, tenemos miedo de perderlo. Sí.Es así. No tengas miedo, las raices que has echado son muy fuertes y no hay viento de otoño capaz de desarraigarte.

Mil besos y mil rosas.

Aldabra dijo...

Refúgiate en el pecho de tu amada de esos vientos locos que a veces nos llamas, no les hagas caso y ya verás como se van.

Esconde tu cabeza en el hueco de su regazo y espera al invierno que pronto llegará para quedarse. Deja que silbe noviembre en las cumbres.

Todavía no es tu momento de partir. Y el otoño lo sabe.

biquiños,
cuídate mucho

p.d.: me han encantado esas imágenes de bañistas.

fonsilleda dijo...

Me dejas hoy tu grito en el que me enrosco porque así es como me siento.
Precioso "pranto" has escrito hoy. Tómate tiempo, respira hondo, guarda distancia, suspira, mira, escucha...
Vale la pena.
En algún momento las raíces tienen que arraigar. Posiblemente sea el momento.
Bicos

Cecy dijo...

Querido Genji.
Es miedo es sabio, para darnos el alerta si hay peligros y tambien nos puede ayudar a ver, a pararnos y mirar todo el camino recorrido. Y es ahí cuando todo lo que llevas es la gran experiencia para saber como seguir, sin dudas reo que vienes haciendo un buen recorrido, así que animate, no todo esta perdido, y si todavía hay cosas por hacer.

Un gran abrazo, como ese Océano, lleno de tanta inmensidad.

Sol dijo...

Los vientos nos traen tantas cosas... pueden ser buenas o malas... si la ultima vez fue mala y ahora miedo le tienes... quizas tus palabras puedan convencerlo que al menos en este Otoño, te deje tranquilo!!!
Besos cielo, llenos de luz para ti!!!

delfin en libertad dijo...

Dulce sensación me trajeron tus hermosas letras hoy, de viento, sal de tibios y libres amaneceres de cara al sol viviendo emociones inigualables.Pero la vida tiene resevadas encrucijadas maravillosas tambien y es ahí mi querido amigo, donde nos detenemos a escoger. Un enorme abrazo.

sunny dijo...

cuando el pajaro de la libertad
anida en el pecho
cada primavera nos hace volar
y cada otoño volver al nido

abrazos y luz

Chuspi dijo...

A mi el otoño siempre me ha traído melancolía, es preludio de un largo invierno, lluvias longevas, calor bajo las mantas,constante entumecimiento en las pieles...ya sabes, Galicia es y siempre me temo que será así..

No te dejes embaucar por su aparente romanticismo ocre querido mío, sobre todo si es cierto que tan a gusto estás anclado, al lado de tu amada y con unas raíces que presumo fuertes.

Habrá preciosos otoños fuera de aquí, no me cabe la menor duda, y con un calor humano que los hace todavía más especiales si cabe :)))

Muchos besos amigo!! :-D

Amaya dijo...

El viento de Otoño, tan frío, tan lleno de hojas secas..a veces suena a amenaza, y otras a desafío, a reto..

Prefiero el desafío, prefiero cruzar el viento a escucharlo, prefiero jugar con él a temerlo..

Un beso enorme y un gran abrazo, Jesus.., mi queridísimo Genji

mariapahn dijo...

El otoño trae letras, siempre las trae; es lo único que saco de esta estación; lo demás, lo siento, pero me sobra...

Muchos besos amigo y paciencia con la estación, pronto será invierno y todo habrá pasado...jejeje

Isabel Estercita Lew dijo...

Genji, no creo que sea falta de coraje, al contrario, decirle no a ese viejo amigo viento lleno de tentaciones, para eso hay que tener valor, también para decirle No en la cara y sin más a quien tanto placer alguna vez te dio. Ahora ya no lo efímero, ahora la que está a tu lado, ahora el amor.
Siempre me ha gustado la intensidad de tus escritos.

Besos

Estercita

Veronika dijo...

Yo me temo que si...

Abrazos profundos

A do outro lado da xanela dijo...

Ir y venir, romper determinaciones recién paridas... cambiar como una veleta, para amorldarse a los vientos que soplen...


a veces es la mejor idea, sobre todo con miedo.

Quien alguna vez no haya sentido lo mismo, que tire la primera piedra.

Bico!